martes, 16 de julio de 2019

Ecos del recuerdo

El eco de un recuerdo,
fantasma borroso
que refleja lo que no fue,
que muestra, transparente,
lo que quisimos que fuese.
Los ecos del pasado
permanecen,
retumban contra la memoria
expandiéndose,
astillándose
se nos clavan en la ilusión
de lo que fue,
de lo que queremos que sea
vivido y recordado.
Ese eco imaginario 
que nos recorre
esperando su momento
de volver a ser 
el eco de un recuerdo.

martes, 9 de julio de 2019

Somos

Somos lo mismo,
ese temor a no ser,
esa torpeza de ser.
La búsqueda de algo,
de alguien
que nos dé sentido,
la decepción del desencuentro,
de la realidad contra los sueños.

Somos lo mismo, 
somos el equilibrio 
entre lo que queremos
y lo que obtenemos,
entre la desesperanza 
y las ganas de ser en
esa vida que nadie quiso,
que tenemos. 

Somos lo mismo 
por tener que ser.

jueves, 4 de julio de 2019

Cursos para todos

Me dicen que diga que os avise que doy cursos desde Fuentetaja de Escritura Creativa online. 
Que son para el mundo entero, que tratan de palabras y de cómo componerlas, de mostrar, a quien quiera quererlas, cómo hacerlo.
Me dicen que diga que quien quiera aprender a vivir entre mundos creados, me busque ahí, en su página, y yo tendré el placer de leeros también a vosotros.
Eso me dicen que diga.
Y eso he dicho.

https://fuentetajaliteraria.com/categorias/categoria/talleres-en-internet

martes, 2 de julio de 2019

Fragmento de En esa delgada línea


Era una tienda difícil de ver; a pesar de estar a la vista, se camuflaba entre los bajos brillantes de los puestos del mercado: frutas, verduras, pescados sumergidos en hielo, carnes colgantes, especias, frutos secos, panes, pastas, hilos, telas, bebidas, refrescos, cacerolas, sartenes, cazos de mil tamaños, alpargatas. Un batiburrillo de olores, colores, sensaciones, gentes, voces, murmullos, sonidos, ecos. Ese torbellino especial que se da cuando se vende y se compra; la competencia por atraer la atención de lo que se expone, el cuidado para elegir bien lo que se quiere, el deambular de los curiosos que distraen su ocio interesándose por todo y por nada. Como yo mismo, que me paseaba en días de mercado para sentirme parte de ese ajetreo ancestral de encuentros, deseos, novedades, noticias y frustraciones.
Entre ese barullo, chocaba la tienda oscura, polvorienta, que parecía clausurada a simple vista, hasta que uno se asomaba a lo que debía ser su escaparate, con cautela, por lo sucio del cristal, donde si tenías la paciencia de enfocar adentro el tiempo necesario para habituar la vista a la negrura, se veían varios animales disecados esparcidos por aquí y allá: un águila en una mesa, varios gatos sobre una tarima, telas, pieles, bártulos extraños, bramante, botes, y lo más sorprendente: un oso negro sentado en el sofá, debajo de un rótulo que mejor estaría afuera, donde se leía: Taxidermista.
Cada semana que iba, tras fijarme mucho, notaba ligeras variaciones: un gato cambiado de posición, los botes menos llenos, las herramientas desubicadas, el oso más inclinado en su sofá. Jamás vi ni al dueño ni a los clientes. Me gustaba porque parecía que el tiempo ahí se llenaba de polvo, estancado, como si dentro el reloj marcase una pauta distinta, más lenta, más eterna.
Pasaba el rato manchándome la frente contra ese escaparate, imaginando cómo sería preservarse de las horas; igual ahí, todo era como a cámara lenta, alargando la vida, creando un hueco donde nadar contra los minutos. Dos ritmos diferentes. Puede que los animales no estuviesen disecados, sino vivos, esa quietud aparente era el resultado de esa escisión de la pauta del tiempo.
Lo incomprensible entonces sería la presencia del águila y el oso: qué hacían ahí; se me ocurrió que era una zona de naufragio, donde la resaca acercaba los restos de animales y objetos que zozobraron en el tiempo, saliéndose de él indefensos, arrastrados por la corriente temporal, arrojados a esta orilla que es la tienda sin horas.
Eso explicaría tanto lo de su camuflaje, inmutabilidad y ausencia de realidad, como lo absurdo de su contenido.





miércoles, 26 de junio de 2019

Esa paz

Esa paz cuando tocamos lo intangible,
cuando escuchamos lo inaudible:
el canto del viento,
el murmullo de las hojas,
el baile del agua,
el moverse del mundo,
el girar de las estrellas,
el silencio de los astros,
el fondo del tiempo.
Esa paz cuando lo intangible nos toca.

martes, 18 de junio de 2019

Viviendo

Uno va viviendo
atravesando los días,
agarrado a las ilusiones,
luchando contra esa misma vida.
Uno va viviendo
atrapado en su cuerpo,
esclavo de su mente
de la que no puede salirse,
sin comprender más allá
de esa vida que va viviendo.

miércoles, 12 de junio de 2019

Se es

Sin tiempo
no hay espacio,
todo a la vez
al mismo tiempo
en el mismo lugar;
la vida nacida y muerta
en el mismo instante,
vivida sin muerte
en un espacio sin tiempo.
Haber vivido ya antes de vivir,
ser el eco de lo que se fue
mientras se es.