lunes, 22 de diciembre de 2014

Arrasado

Cristales rotos, crujir de hierros, paisajes fuera de foco. Niebla oscura que impide respirar, luces negras que apagan y ciegan.
No hay nadie, ¿quién podría haber? No hay nada, ¿qué querría ser?
Tumbados, yacentes, restos de lo que vivió, humanos que fueron, sueños que alguna vez se soñaron, ahora desperdigados, inmóviles, imprecisos, completamente inertes, pedazos de lo que fue y ya no es.
Entre ellos, aún a pesar de ellos, a través de ellos, encima y debajo, algo se mueve, se moverá, irá y vendrá, la desolación solo lo es si existe el contraste de la luz, la vida, la esperanza, los ojos que ven y no que miran, rebelión sin causa, causas sin causa, casualidades y causalidades, azar espantoso en todo, la incapacidad para ajustar y reajustar parámetros, variables, sonidos, palabras que se escapan y vuelan solas.
Ante una maraña, un caos, una mezcolanza imposible de discriminar, un tinte, una pátina, un tono, un ambiente del color de las telarañas
negro transparente, gris tupido, realidades inflamables, horrores a flor de piel, desgarros sin tejido, hilos sin color.
Almas sin sus luces, sin compañía ni en filas, árboles que no lo son porque nunca lo fueron, rastrojos agostados en forma de copa, nada.
Inmersión en un paraje, el único que a veces se presenta, el que nadie quiere pisar, el repudiado, donde el mundo respira con asma, ese lugar, existe. Y visitarlo es obligado. Y posar la planta del pie sangrante necesario. Y abrir los ojos cerrados imprescindibley llorar. 
Y angustiarse. Y suplicar. Y desbocar. Y no ver un final ni un principio ni un medio. Y no ver. Y ver que no hay nada que ver.

12 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Blogger MRS BARTLEBY dijo...
    Me has dejado la piel erizada. La desolación sólo lo es si existe el contraste con la luz. Lo recordaré la próxima vez

    ResponderEliminar
  4. sombras y luces son la base de todo, sin unas no hay otras, y sin ninguna no hay nada...

    ResponderEliminar
  5. Y entre el horror y la nada?? Qué escogemos?

    ResponderEliminar
  6. si la nada no te supone un horror,... ya lo tienes...

    ResponderEliminar
  7. Vivir una vida llena de nada? Tendré que pensarlo

    ResponderEliminar
  8. piensa, quizá esté más llena con nada, que repleta de un todo que no signifique nada...

    ResponderEliminar
  9. Dijiste que fue involuntario pero al final tu relato desde lo más navideño. Pocas cosas se me antojan más llenas de ese todo que significa nada que esta época del año

    ResponderEliminar
  10. pues ahí tienes toda la razón, aunque el significado siempre lo ponemos nosotros... no está en las cosas sino en cómo las vemos... el ojo no es ojo porque lo ves, es ojo porque te mira...

    ResponderEliminar